secret_pagines_pagines_imatge_7852-1378142_10202196795344409_639886527_n

AMARSE ES AMAR

 Uno podría perder la fe en las relaciones cuando se sumerge en el espejismo de encontrar un gemelo que le ría sus gracias. Buscar aprobación exterior antes de encontrarse interiormente es como estudiar literatura y enseñar matemáticas. Suena bonito, pero no salen los números. Es más fácil cuidarse físicamente para hacerse más atractivo a los ojos de los demás que trabajar la mente para aceptarse exactamente tal como somos. Así caemos una y otra vez en el círculo vicioso de buscar afuera lo que necesitamos por dentro. Pero lo prestado cuesta caro y cobra intereses. El mundo de la media naranja es más agrio que dulce y si necesitamos lo que nos falta, nunca nos pertenecerá. Una naranja entera tiene más vitaminas y hace mejores zumos. Mirarse al espejo interior y valorarse, nos ahorrará el disgusto de querer satisfacer constantemente a los demás o afectarnos positiva o negativamente de las opiniones ajenas. En principio, un juicio negativo exterior hacia uno mismo puede parecer más impactante, pero cuando nos deleitamos o emocionamos excesivamente por los juicios positivos, se crea una especie de adiccion emocional a la aceptación. Las resacas dan muchos dolores de cabeza. No es fácil aprender a amarnos incondicionalmente en una sociedad donde se comercia con la inseguridad , pero ser esclavos de las circunstancias exteriores es una sentencia de cadena perpetua. Cuidarse física, mental y emocionalmente crea independencia solidaria y es el primer paso a la felicidad. Ser feliz es una actitud frente a la vida y sólo cuando decidimos trabajar en ello podemos ser felices frente a otros. Sin apegos, sobornos o chantajes. Entender que somos valiosos y respetarnos, y en consecuencia, valorar y respetar a los demás. Empecemos por aquí, a ver qué pasa.
Eva Texido Font
Fotografia; Pintura Núria Font i Parés

Comparteix!