375376-sepik

Invierno

El paisaje es gris, un negro desgastado por un otoño apenas perceptible y el vago recuerdo del verano pasado. Huele a nostalgia, se derraman lágrimas de los mejores momentos compartidos mientras el presente se congela esperando a la primavera. Cada mañana los colores acostumbran a desnudarse frente a la estufa, mientras el blanco arrastrado de las nubes derrama lluvia. La soledad insiste persistente, bajo un complejo victimista capaz de asustar a cualquiera que se acerque. Es tiempo de desidia, miradas lánguidas y gesto lento, excusas excusables, reproches y arrepentimiento.

El invierno sonríe irónico tras una capa de lana, luciendo guantes blancos y sombrero de copa, fiel sirviente de la primavera que lo seduce bajo promesas de flores y atardeceres cálidos. Ella coqueta se prepara para el gran acontecimiento, disfrutando de la agonía del deseo de todos aquellos que la anhelan. Invierno servirá en bandeja su alma fría para que cuando llegue Primavera todos la reciban enamorados.

Entonces Invierno viajara a otras latitudes siempre esperanzado que, algún día, Primavera deje a Otoño y le dé Verano.

Eva Texido Font

Comparteix!