foto julian

La importancia de la ceremonia en la práctica de la atención.

Hay dos tipos de atención; la primera implica el acto consciente de fijar la mente en algo, cualquier cosa. La segunda atención, tiene más que ver con ese estado de alerta que se obtiene con energía y se presenta principalmente en estados de peligro y te obliga a dejar de pensar y hacerte consciente de cualquier cosa o circunstancia que acontezca, listo para actuar, reacción natural e instintiva.

Ambas deben ser trabajadas en las ceremonias. Debemos ser conscientes de donde y con quien estamos, encontrarnos con el agradecimiento, ese que se encuentra en el corazón, libre de pensamientos y que son los sentimientos naturales que deben aflorar; pues son la conexión con la naturaleza misma. Las intenciones deben armonizarse con el movimiento y con esa sagrada naturaleza en que estemos y será la llave que abrirá la segunda atención; se reconocen los elementos sagrados que hay en cada uno de nosotros. Y créanme que la energía individual y grupal de verdad influye en el desarrollo del mismo rezo sagrado (Ceremonia) y que la respuesta de la naturaleza es con reciprocidad consiente.Lo que devuelve se conoce como energía con intención.

7 Puertas o dimensiones se nos permite y debemos abrir para entrar y limpiar la conexión existente con la naturaleza, y cada una de las 7 dimensiones se trabaja de acuerdo con las energías de cada rumbo y elemento correspondiente, y con las intenciones del momento del espacio tiempo en que nos encontramos.

Dicen los abuelos acá en las montañas de México:

El camino del conocimiento cualquiera lo puede caminar, cualquiera que tenga la energía suficiente, la intención y una gran voluntad, pues conlleva penas, amargura e incomodidad pero también una gran dicha cuando logras el equilibrio y mas que conocimiento adquieres sensatez, honor y una certeza de lo logrado, y encuentras lo sagrado de las cosas de la naturaleza, el esplendor de la vida y la gran oportunidad de gozarla y ser útil a la sociedad incluyendo el entorno.

LA RIQUEZA, LA MODERNIDAD Y SUS COMODIDADES, Y LA ACUMULACIÓN.

Veamos a la madre tierra como la riqueza en sí misma, ya que es la que nos provee no solo de alimento, sino tierra una base sólida donde caminar y todo lo necesario para vivir Tonacatecuhtli/Tonacacihuatl (nuestro señor, señora de nuestro sustento) aun dicen algunos mexicanistas).

Ahora vemos a la tierra como un negocio, nuestro pensamiento nos hace creer y la educación lo confirma que las tierras como mercancía son oportunidades para generar el ingreso y comer y vivir cómodamente, decían los abuelos ya aculturados: «Estudia m`hijito que es más fácil cargar un lápiz que un azadón».

El miedo ha sido la causa de que nuestros abuelos hayan admitido tanta barbarie, hablo de las guerras que siempre son por ambición desmedida y poder, de la creación de fuentes de trabajo y el comienzo de la explotación, tanto de la tierra como del hombre y los animales y las plantas.

El miedo se produce solamente por 2 causas:

La primera porque tu cuerpo perciba peligro cercano, a veces le llamamos corazonada. Y la segunda por los pensamientos, ya sea viendo una película, platicando o simplemente pensando.

Y cuando existe el miedo en la sociedad pueden pasar 2 cosas.

La primera que se unifiquen y actúen en defensa u ofensa en contra del peligro, siempre dependiendo de las circunstancias.

La segunda que se inmovilicen sin saber que hacer pues los pensamientos estarán siempre en disputa interna sobre pros y contras, dificultando la toma de decisión y por supuesto que retardando la acción útil; y si además mantienes un estado paranoico por el ataque político y publicitario con que los medios trabajan los intereses del poder, entonces estaremos actuando contracorriente natural, ya que tu energía estará alimentando a nuestros amos con nuestras emociones.

La acumulación excesiva es inútil, si pensamos en el bien estar de la tierra. Debemos dejar de manifestar nuestro ego (individual y colectivo) en la modificación de los espacios naturales, en busca de simple beneficio económico y sin tener solución integral para todo el o los hábitat. Lamentablemente las obras generan gran desperdicio, y la mala utilización de los recursos crea la enorme desigualdad, racismo y un actuar realmente inhumano. Lo malo es que aplaudimos y pensamos que el éxito es tener, y tener mucho es mejor, entonces si acumulamos somos muy inteligentes y buenos, merecemos hasta la canonización.

Necesitamos energía, montañas de energía, energía atenta y enfocada, pero también más intuitiva para comenzar a imaginar un cambio de consciencia, principalmente individual y esto permitirá una comunicación por principio respetuosa, no hipócrita como la de los políticos en quienes no podemos confiar porque está visto que la traición ha ganado por la espalda más batallas.

Una pregunta que puede ayudar a encontrar una salida y/o comprender la situación aunque fuera como ejercicio, es intentar pensar que nuestros pensamientos no son nuestros:

¿Y SI NO PUDIERA CONFIAR EN MIS PENSAMIENTOS?, ¿ENTONCES QUE DEBERÍA YO HACER?

Julián Alejandro Domínguez Pedroza

Comparteix!