P1260852-758x569

Las castañas y sus propiedades nutricionales

La castaña se clasifica dentro del grupo de la fruta seca a pesar que se considera muy diferente del resto de miembros de este grupo. 

Sus componentes principales son los hidratos de carbono, aproximadamente un 40%, mientras que en las otras frutas secas tienen el 15-20%.

Contiene muchas menos proteínas y grasas que el resto de frutas secas; por tanto, no es tan calórica, pero si es una fuente de energía bastante adecuada en situaciones de esfuerzo. 

A demás, podemos destacar otros componentes importantes: 

  • Potasio, recomendable en casos de hipertensión
  • Ácido fólico, muy beneficioso durante el embarazo.
  • Vitaminas antioxidantes, como la Vitamina E i la Vitamina B3.

La castaña aporta calor y energía. Sus hidratos de carbono complejos permiten que el organismo los absorba lentamente y progresivamente de manera que mantienen los niveles de azúcar equilibrados en la sangre; por tanto, no generan una bajada de azúcar en picado (como hacen los azucares simples), que es el que nos estimula el apetito, sino que las castañas nos aportan combustible de cualidad para qué el organismo funcione a pleno rendimiento diversas horas.

A causa de esta proporción tan elevada de hidratos de carbono, las personas con diabetes tendrán de moderar el consumo de castañas.

Las castañas mejoran el tránsito intestinal, contienen una gran cantidad de fibra. Pero en cambio las personas con un sistema digestivo débil han de moderar su consumo, porque pueden provocar flatulencias y malestar intestinal.

La mejor manera de prevenir estos efectos secundarios lo detallaremos en el apartado que explica cómo se cocinan: un buen remojo y una cocción larga y suave en especies que nos ayuden a digerir.

Cambios vitales de las castañas según la medicina tradicional china

Según la medicina tradicional China, las castañas nutren los riñones, que precisamente son los órganos que más sufren durante el invierno. Este alimento actúa calentando y propiciando la activación de los riñones.

Así que son especialmente indicadas para las personas que sufren de retención de líquidos y dolores lumbares relacionados con la debilidad de los riñones, y también para las personas mayores, ya que con la edad los riñones son uno de los órganos que pierden más rápidamente la energía vital.

Las castañas en la cocina

El truco: recordar que, tanto si las compráis frescas como secas, las castañas se han de dejar tota la noche en remojo (8 horas mínimo) para que dejen ir las sustancias que les hacen más difíciles de digerir.

A demás, hay que eliminar completamente la piel en forma de membrana que cubre las castañas, ya que es muy indigesta y da mal gusto. Esto se consigue más fácilmente con el remojo en el caso de las castañas secas, y con el remojo y escaldándolas en el caso de las castañas frescas.

Castañas de cultivo de cercanía y ecológico

Comprar siempre que se pueda castañas de buena calidad, cultivadas cerca de casa y si puede ser, de agricultura ecológica. En Catalunya se cultivan en la Garrotxa, el Pla de l’Estany, la Selva, la Conca de Barberà, Osona. 

Si vives en Madrid y eras amante de la naturaleza, encontrarás buenas castañas y nueces en la Sierra de San Vicente y el Piélago en el noroeste de la provincia de Toledo.  Es un lugar privilegiado con unas vistas excepcionales sobre la meseta y el valle del Tiétar.  

Comprar productos locales y de cercanía ayuda a dar un valor y a hacer más sostenible el campo y el planeta en general.

Compota de  castañas

Ingredientes: 

1K de castañas

1 manzana

El zumo de una naranja

Agua

½ caña de canela

Jengibre rallado

un puñadito de anises

Preparación:

Haz una incisión en cada castaña, a mí me gusta hacer una cruz, se mondan mejor. Ponlas en la olla presión con agua 15 minutos. Una vez se enfríen, móndalas y desmenúzalas. Ponlas en una cazuela con el zumo de naranja, el agua y todos los ingredientes restantes. Poner a hervir de 15 a 20 minutos más. Vigilar que no se queden sin líquido pero que tampoco haya demasiada agua. 

Una vez estén frías, pasar por la batidora hasta que quede un puré. 

Este puré es muy sabroso para acompañar platos de carne de pollo, lomo ibérico…  ¡Buen provecho!

 DICHOS Y REFRANES SOBRE LAS CASTAÑAS

  • Agosto seco, castaña en cesto.
  • Agua de agosto, ni buen nabo ni buen magosto.
  • Al nogal y al castaño no le valen el engaño.
  • Arrebaña, arrebaña, que son castañas.
  • Cada cosa a su tiempo y las castañas en Adviento.
  • Calor en julio, castañas seguro.
  • Castaña la primera y nuez la postrera.
  • Castañas en Navidad saben bien y pártanse mal.
  • Castañas en cocción, en otoño e invierno; buena alimentación.
  • Castañas, nueces y vino son delicias por San Martino.
  • Con castañas y vino nuevo, ya no muere el pueblo.
  • Darle castañas al castañero, tiene salero.
  • El costal y las castañas, en invierno preparadas.
  • El vino de la pera, para mí sea, y el de la castaña, para mi compaña.
  • En Todos los Santos la castaña es el mejor bocado.
  • En diciembre, se hielan las cañas y se asan las castañas.
  • En enero castañero y en febrero, correndero.
  • En febrero, la castaña y el besugo no tienen jugo.
  • En octubre saca las castañas de la lumbre.
  • Fíate de castañas mezcladas, y te saltarán a la cara.
  • Fuerza sin maña no vale una castaña; maña sin fuerza no vale una cereza.
  • La castaña errina, pequeñina, y la mayuca, tempranuca.
  • Las castañas quieren en agosto arder y en septiembre beber.
  • Mes de noviembre, castañas, batatas y nueces.
  • Mozas de la Vera, ¿quién os dio tan malos dientes? —Agua fría y castañas calientes.
  • Muchas mañas hay en castañas: de ellas son cochas, de ellas son asadas.
  • Noviembre es mes de castaña, bellota y nuez.
  • Noviembre es tiempo de batatas, castañas y nueces.
  • Noviembre: mes de batatas, castañas, bellotas y nueces.
  • Parecérsele quiere el güevo a la castaña.
  • Por San Cipriano castaña en la mano.
  • Por San Eugenio, (pon las) castañas al fuego.
  • Por San Eugenio, las castañas al fuego, la leña en el hogar y las ovejas a encerrar.
  • Por San Martín, fuego a la castaña y mano al barril.
  • Por San Miguel primero la nuez y la castaña después.
  • Por San Quintín, castañas al serrín.
  • Por San Román pon las castañas a asar.
  • Por Santa Liceta, castaña prieta.
  • Por el Pilar las primeras castañas has de asar.
  • Por la Resurrección, tres cosas no tienen razón: sardinas saladas, castañas asadas y predicación.
  • Primero de agosto lluvioso, pone al castaño hermoso.
  • Quien manos ha, castañas ha.
  • Quien no sabe mañas, no come castañas.
  • Relámpagos en San Juan, las castañas lo pagarán.
  • Si el día de San Pedruco llueve, las castañas se pierden.
  • Si no llueve en agosto no hay magosto.
  • Si quieres costal y castañas, trabaja duro desde la mañana.
  • Temprano es la castaña que por mayo regaña.

Mª Cinta Texidó

Comparteix!