fora3

Las manifestaciones del ego

El ego solo puede manifestarse a través de las emociones, esas emociones siempre estarán diciendo “yo esto, yo lo otro, a mi me hicieron esto o aquello, yo no o yo sí, si hubiera o si fuera yo”, etc. pero siempre será lo pensaremos en primera persona y creando o recreando alguna historia referente a mi (ego), y por eso es reconocible.

El siguiente paso, ya que pude observarlo ò suponerlo es tomar la decisión de trabajarlo.

Es común, en diversas tendencias de la sanación emocional, el que te digan que tienes que sacar lo que trae tu cabeza para encontrar el mal y erradicarlo; es decir, recrearlo escrito o hablado, con palabras y se pone uno a contar su historia; sin embargo, cada vez que lo hacemos el pensamiento nos lleva a la emoción, generalmente solo incrementamos la intensidad de cualquier emoción, ya que generalmente realizamos componendas a la historia.

¿Por qué?

Porque nuestro pensamiento es tan poderoso, que incluso se permite ir mejorando la/las historias que nos contamos, de cualquier pensamiento que justifique la emoción del momento y las acciones que presentamos; por ende, incrementa la razón del enojo, miedo, tristeza, aflora el sentimiento y además, lo repite cíclicamente, porque necesita una justificación que valide la emoción para así poder alimentar a los predadores que se alimentan con las emociones y nos tienen en ordeña permanente. (Teoría de los voladores, de Carlos Castaneda).

La sugerencia es que cada vez que tengas la imperiosa necesidad de justificar tus acciones, que te mantengan fij@ en un sentimiento determinado, ocupes tu mente, sácala de ahí, haz algo productivo como enfocarte en tu respiración, es importante que no pierdas la calma, que tu emoción no se dispare por y con los pensamientos que tus emociones no sigan con las riendas de tu percepción en este momento, nada puede cambiar lo que ya paso, lo que se puede cambiar es el enfoque.

Para lograr la atención necesaria para darme cuenta que estoy cayendo en la trampa del pensamiento, necesitamos montañas de energía, que se logra con el enfoque de objetivos y si verdaderamente cualquiera que ya tiene el suficiente enfoque y verdaderamente lo intenta, seguramente después de una buena temporada de gran constancia y mucha práctica, podrá lograr salir de una programación, en la que la gran mayoría de nosotros aún estamos.

¿Cómo adquirir la disciplina que permita una acumulación de energía suficiente, para que pueda darme cuenta que un pensamiento lleva las riendas?

Todo nos remite a la voluntad, esa decisión que nos mantiene consientes sobre un objetivo y que no permite la rendición; y nos obliga a llegar al final, pues no depende del tiempo sino de la acción logrando que nuestra energía se incremente, y ese es el enfoque de un objetivo de corazón.

Por eso también es imperioso en el ejercicio consciente. En principio cuando hacemos movimiento y ese movimiento nos produce consciencia de mi capacidad, definitivamente estamos produciendo energía. Si además lo reproducimos cotidianamente, el mismo movimiento nos permitirá ser cada vez más conscientes del aquí y el ahora; es decir, saber lo que estás haciendo y como lo estás haciendo, ese movimiento y esa consciencia no cabe duda que es creadora de energía y por supuesto se usa para poder observar mejor o con más detalle en cada ocasión, se genera y se gasta, pero queda gran cantidad girando en nuestro cuerpo dándonos fuerza y claridad, y luego en la cotidianidad generalmente regresamos a los pensamientos que nos inmiscuyen con las emociones no apropiadas ò distorsionadas y fuera de limite.

Por eso es muy recomendable, deseable, útil y necesario que de manera individual nos propongamos tener la voluntad para practicar Pilates, Arte marcial, yoga, natación, esgrima, equitación, música o lo que se quiera, poniendo en práctica la simple observación. Y que nuestro cuerpo se vuelva conscientemente capaz de reaccionar, con suficiente energía, apropiada a la circunstancia y siempre en equilibrio, que nuestras emociones de verdad fluyan libres, las nuestras, no las que llegan por el pensamiento, eso querría decir que habría comunicación con la naturaleza divina, lo que muchos llaman la quinta dimensión.

Hacer de cada momento de nuestras vidas una ceremonia consciente, que no esté controlada por los pensamientos, ese es el reto. NO REGRESAR A LOS PENSAMIENTOS NOCIVOS, SER LOS DUEÑOS Y NUESTRO SER GUÍE LOS PENSAMIENTOS.

 

Ciudad de México Septiembre 7 de 2020.

Julián Alejandro Domínguez Pedroza

 

Comparteix!